Notícias

Presentació de l’arquebisbe Joan Josep Omella, arquebisbe de Barcelona

Barcelona Tribuna Per una economia amb valors al servei de les persones

8 de juny de 2016

Benvolgut Co-Príncep d’Andorra i Bisbe d’Urgell, Joan-Enric Vives,
Cardenal i Arquebisbe emèrit de Barcelona, Lluís Maria Martínez Sistach,
Arquebisbe de Tarragona, Jaume Pujol,
Honorable Consellera, Meritxell Borràs,
Autoritats,

Amics i amigues,

El nostre convidat d’avui, l’Arquebisbe de Barcelona, Joan Josep Omella, és un pastor que, com li agrada al Papa Francesc, fa olor d’ovella...

És a dir: està molt més interessat en estar a prop del ramat, en la proximitat dels feligresos, que no pas en els afers de la cúria.

L’Arquebisbe Omella és home de frontera. I això té sempre avantatges. Nascut a Cretes, a la Franja d’Aragó, és catalanoparlant, i, podria esdevenir un nou pastor en la necessària missió d’acostament i diàleg entre les dues realitats.
Ha arribat a l’arquebisbat de Barcelona després d’haver estat bisbe de Barbastre i de la diòcesi de Calahorra y La Calzada-Logroño. Diríem, per tant, que a monsenyor Omella li correspon el vell apel·latiu de “Príncep de l’Església”.

Però, com que també va estar un any a l’Àfrica, portant el missatge més radical de Jesucrist, i com que, a més, durant molts anys va ser Consiliari Nacional de Mans Unides, al nostre Arquebisbe li correspon també l’apel·latiu de “Consol dels afligits”.

Com el papa Francesc, l’Arquebisbe Omella ha conreat durant tota la seva vida el vincle amb els qui més pateixen. Sempre proper a Cáritas, ha portat també la pastoral Social dels bisbes, encarregada del treball cristià a les presons i als centres de menors.

L’arquebisbe Omella és, per tant, un pont, d’estil franciscà, entre la jerarquia eclesiàstica i la pobresa evangèlica.

Es diu de l’arquebisbe Omella que és amic personal del Papa Francesc, a qui va conèixer el gener de 2006, quan Jorge Mario Bergoglio, essent encara arquebisbe de Buenos Aires, va predicar a Pozuelo de Alarcón uns exercicis espirituals als bisbes espanyols. D’aquell encontre, de fet, se’n va parlar molt més el 2013, quan Bergoglio va ser elegit pontífex dels catòlics amb el nom de Francesc, que no pas el mateix any 2006.

D’entre les informacions que es van publicar, una d’elles feia referència a la sintonia que van mantenir Omella i Bergoglio. De l’amistat entre el Papa i el nostre arquebisbe se n’expliquen diverses anècdotes.

Una d’elles fa referència a una trucada del Papa que es va produir quan Omella estava comprant a El Corte Inglés. Omella li va demanar disculpes perquè, segons va dir, “l’enganxava” en un lloc tan poc adient per parlar; i el Papa Francesc, irònic, el va prevenir contra els excessos del consumisme... Es veu que tots dos van acabar fent-se un fart de riure.

Parlen sovint per telèfon.

El papa Francesc ha volgut que Omella accedeixi a l’arquebisbat de Barcelona. Que això és una mostra de la confiança papal no n’hi ha dubte. Ara bé: l’encàrrec no és un regal. La diòcesi de Barcelona és una de les més complicades de l’església. No només per raons polítiques, sinó sobretot, per raons estrictament religioses.

Barcelona i Catalunya són un dels territoris més secularitzats d’Europa. La pràctica religiosa ha caigut molt en pocs anys. I en les esferes pública i mediàtica, el catolicisme és descrit generalment amb visió crítica, quan no burlesca. A Catalunya comença a ser difícil ser catòlic o, en general, cristià.

Naturalment, hi ha importants minories de fidels que viuen, potser amb més franquesa i puresa que abans, la seva fe.

Hi ha grups de cristians de tota mena. N’hi ha de més conservadors i més oberturistes. Més tradicionals o més espiritualistes. Més o menys actius en el treball social.

El pes de la tradició religiosa, a més, encara té força autenticitat entre nosaltres. Però hi ha un fet molt significatiu: en les diades més assenyalades, Nadal, Setmana Santa, Sant Jordi o la Mercè, la vivència de la fe, que està a l’origen d’aquestes diades, queda del tot eclipsada per la versió laica d’aquestes celebracions: una versió comercial, festiva o folklòrica.

És molt notable, encara, el pes social que té l’Església en alguns sectors de la societat catalana: la gent gran, els malalts, els més necessitats, els marginats. Però sovint es publiquen estudis que insisteixen a descriure Catalunya com una de les zones d’Europa on la pràctica religiosa és més baixa.

Com és que hem arribat a aquest punt? Per què? Què passa a Catalunya que no passi a altres llocs?

Què en pensa el Papa Francesc? Què en pensa l’arquebisbe Omella?
Certament, Barcelona té, gràcies al temple tan avançat de la Sagrada Família, un espai formidable, impressionant, excepcional, que alguns experts consideren expressió de l’arquitectura de la Nova Evangelització, com va quedar clar en la visita de Benet XVI de fa pocs anys.

Però l’enorme impacte d’aquest temple de la modernitat gaudiniana contrasta amb la buidor de moltes esglésies de poble i de barri. La distància, gairebé insalvable, que hi ha entre la cultura contemporània i l’església catòlica configura una realitat difícil que no té resposta fàcil ni simple.

De moment, el Papa Francesc s’estima més plantejar la batalla de l’amor que la del relativisme de la cultura europea actual.

Tota l’església, diu el Papa, s’ha de bolcar a acompanyar els més febles i necessitats. El lloc dels cristians, dels creients, dels bisbes, dels capellans, és al costat dels pobres, dels refugiats, dels sense sostre, dels aturats, dels sofrents.

El lloc dels cristians, diu Francesc, és allà on hi ha necessitats. I també les necessitats de consol espiritual són de primer ordre.

L’església, sosté el Papa Francesc, no ha de ser una organització
tancada en ella mateixa, sinó que ha de ser un “hospital de campanya” per acollir els desvalguts, sigui en l’ordre material, sigui en l’espiritual.

No és estrany que el Papa hagi triat per muntar aquest hospital de campanya, en una societat tan complexa com la de la Barcelona, a un gran curador d’ànimes com és l’arquebisbe Omella. Un gran terapeuta en sentit simbòlic. Sempre atent als desvalguts, sempre allunyat del “carrerisme” eclesiàstic. Vocacionalment empès a l’alegria, a la reconciliació i al servei.

Benvingut arquebisbe!
Gràcies per ser a Barcelona Tribuna.
Vos teniu la paraula.

Paraules de Mons. Omella

Barcelona Tribuna Per una economia amb valors al servei de les persones

8 de junny de 2016

Bon dia a tothom,

Distingit senyor Jaume Giró, president de Barcelona Tribuna, gràcies per les seves paraules de presentació. També vull agrair la invitació a participar en aquest col·loqui a la Societat Econòmica Barcelonesa d'Amics del País i a les altres institucions organitzadores: el diari La Vanguardia i l'Associació Espanyola de Directius.

Estic molt agraït per l'oportunitat que m’ofereixen de poder participar en aquest esdeveniment, que no és el marc habitual perquè un arquebisbe vingui a parlar a uns representants del món empresarial o relacionat amb aquest... Cosa que no deixa de causar-me una certa sorpresa, ja que és la primera vegada que em trobo a Barcelona davant d'una organització com la que vostès representen. Però com diem els de la Franja de Ponent, mig aragonesos, mig catalans: "A donar la cara, en cada situació!"

Com saben prou bé, la creu que porto al pit és la que fa que se’m reconegui com el pastor d'aquesta arxidiòcesi i la que em recorda cada dia Crist, a qui serveixo, i tots els homes i dones d'aquesta gran diòcesi.

Vengo hoy a ustedes con “el temor y el temblor” de quien quiere hacerles llegar un mensaje y alguna propuesta desde lo más profundo del corazón sobre aquellas cuestiones sociales que deben ser nuestras prioridades y nuestros lugares comunes para la construcción de una sociedad justa.

Barcelona ha sido y es una de las ciudades más valoradas por el mundo empresarial. Como ustedes saben mejor que yo, es una de las ciudades del mundo más atractivas para los emprendedores.

Barcelona cuenta con prestigiosas universidades y escuelas de negocios y es una de las ciudades con mayor número de universitarios y titulados. Barcelona es ciudad de importantes centros de investigación y desarrollo, una ciudad puntera en investigación médica, en sus hospitales y centros sanitarios de gran prestigio, a donde acude gente de todo el mundo. Barcelona es una de las ciudades que atraen mayor cantidad de turistas a nivel europeo y es el principal destino turístico en España. Barcelona dispone de todo tipo de industrias: farmacéuticas, químicas, automovilísticas, del sector de la electrónica... Barcelona es un motor de nuevas tecnologías de software de entretenimiento y atrae a las empresas de telecomunicaciones y las nuevas tecnologías. ¡Qué importante es Barcelona!

Pero miren… hace tan solo diez días, en la fiesta de Corpus, hice notar a través de Cáritas Diocesana que nuestra población tiene una tasa de paro femenina del 19% y entre los hombres cercana al 16%, frente al 8 y al 5% que se registraba en 2007. La tasa de paro entre los jóvenes de 16 a 24 años se sitúa en el 39%, frente al 14% que había en 2007. ¡Ya ven, tan solo unos pocos datos que nos describen una realidad dolorosa!

Nos encontramos ante una emergencia del precariado, esto es, la consolidación de una clase social que a nivel global se caracteriza por una creciente precariedad laboral y una aplastante incertidumbre vital. ¿Se imaginan lo que es vivir así? Es un vivir a la intemperie que provoca un malestar social.

Es cierto que recientemente se está creando ocupación, pero en muchos casos marcada por una precariedad y una parcialidad, que no generan la seguridad necesaria en la persona. Más ocupación, pero en la mayoría de los casos bajo el precio de la inestabilidad de la inseguridad y de salarios bajos.

  • El Salario mínimo interprofesional mensual del 2016 es de 655,22 Euros.
  • Y, en España, un 35% de los asalariados está por debajo de este Salario Mínimo (5,9 millones de personas)

A la vista de estas cifras, y si esta ciudad es tan rica y tiene tantas posibilidades... ¿qué es lo que nos haría falta para que todas estas familias que sufren tuviesen un trabajo digno? Y sobre todo: ¿Qué tendríamos que hacer para que estos nuestros jóvenes tengan verdaderas oportunidades?

Ante esta Barcelona rica e industrial, yo sólo puedo preguntarles, jamás reprocharles… –se trata de una pregunta que busca soluciones y mejoras–: ¿Qué podemos construir juntos? ¿Qué podemos hacer ustedes empresarios y nosotros, pueblo de creyentes que camina? ¿Qué podemos hacer para que podamos generar trabajo digno, nuevas oportunidades para todas aquellas personas que no desean caridad sino justicia?

Me gustaría exponerles en esta breve charla algunos aspectos sociales que me inquietan y que son importantes para nuestra archidiócesis y para este pastor de todos. Debo confesarles que les hablaré a la luz del Evangelio, del humanismo cristiano y de la Doctrina Social de la Iglesia.

Déjenme pues empezar estas palabras citando un pasaje del Evangelio, en concreto, una parábola de Jesús (Luc 12,16-21):

“Había un hombre rico, cuyas tierras dieron una gran cosecha. El rico se puso a pensar: ‘¿Qué haré? ¡No tengo donde guardar mi cosecha!’ Y se dijo: ‘Ya sé qué voy a hacer: derribaré mis graneros y construiré otros más grandes en los que guardar toda mi cosecha y mis bienes. Luego me diré: Amigo, ya tienes muchos bienes guardados para muchos años; descansa, come, bebe y goza de la vida.’ Pero Dios le dijo: ‘Necio, vas a morir esta misma noche: ¿para quién será lo que tienes guardado?’ Eso le pasa al hombre que acumula riquezas para sí mismo, pero no es rico delante de Dios.”

Crear empresa, ser empresario, estar en la dirección de empresas o en el sector de la asesoría; pertenecer al mundo jurídico, de la banca o de las finanzas; o bien ser miembro de una universidad o un centro de desarrollo implicados en la enseñanza, la investigación y el conocimiento de productos, que son los ejes y las bases que deberán crear riqueza en el seno de nuestras comunidades, implica una responsabilidad particular en la construcción de la sociedad.

¿Somos conscientes de como casi todo en nosotros es un don? ¿Somos conscientes que casi todo lo que somos nos ha sido regalado? ¿Quién de nosotros ha escogido la familia en la que hemos nacido, los padres y hermanos que hemos tenido, la capacidad intelectual que tenemos, los recursos económicos de los que hemos dispuesto? Y si nos ha sido regalado, quiere decir que no somos dueños, sino administradores ¿Cómo queremos administrar los dones que hemos recibido? ¿Con que fin?

Todos nosotros somos unos privilegiados con una gran responsabilidad. Dios nos ha escogido para una misión muy especial, la de colaborar con Él en la creación de un mundo más digno, de un mundo que ponga en el centro la dignidad de la persona, que persiga el bien común y que respete y cuide de la creación.

¿Qué nos mueve? ¿Cuáles son nuestros intereses? ¿Para qué trabajamos las horas que trabajamos?

Ser empresario o estar en la dirección de una empresa implica también trabajar para corregir la situación en la que nos encontramos, aunar fuerzas con los otros empresarios, con los políticos, con las instituciones sociales para reconvertir la situación.

Ser empresario implica gobernar los procesos que generan empleo y riqueza. La suya es una responsabilidad muy delicada. Es un trabajo complejo, porque es un trabajo que implica la relación con personas. Y, aunque a veces en el fragor del día a día nos pueda parecer que son instrumentos o medios de los que disponemos para lograr los fines que como empresario o directivo queremos alcanzar, no lo son. No podemos olvidar que toda persona es un fin en sí mismo, es objeto de la máxima dignidad.

Cuántas veces, en nuestras relaciones humanas en el seno de la empresa, dejamos a un lado la regla de oro: No hagáis a los otros lo que no querrías que os hicieran.

Por todo ello, ser empresario o estar en la dirección de una empresa, es una tarea que exige un gran rigor y un constante espíritu de superación.

Los seres humanos somos por naturaleza relacionales. Nos hacemos a través de las relaciones. Pero ojo, las relaciones también nos pueden destruir; tenemos muchos ejemplos de cómo la palabra, la difamación, las faltas al honor pueden llegar a destruir y hasta matar a una persona.

La empresa, es un haz de relaciones, entre seres relacionales. El gran reto que tienen ustedes es no sólo trabajar para que el fin de la empresa sea digno, sino también, para conseguir que las relaciones que se establecen en el seno de sus empresas sean dignas, dignifiquen a la persona, es decir, la hagan más y más humana.

¿Cómo hacer de nuestra empresa, de nuestro negocio un proyecto digno, un proyecto de vida y que genere vida?

Una primera propuesta que les hago para dignificar sus proyectos empresariales es comenzar por dignificar las relaciones que mantienen con sus colaboradores, con sus empleados, con sus clientes, con sus proveedores. Antes que empleados, clientes o proveedores, son personas. Y, diría aún más, son sus hermanos y hermanas. A algunos les toca ocupar un cargo de más responsabilidad. Pero ese cargo no es para el orgullo o prestigio personal, sino precisamente para servir más y mejor. El Papa Francisco ha hecho famoso su eslogan: “El poder está en el servicio”.

Una segunda propuesta es invitar a los empresarios y a los directivos a compartir una parte de la misión propia de los obispos. Sí, los obispos tenemos la misión de promover la comunión entre las personas que conforman el pueblo de Dios. El ministerio de la comunión es muy exigente, pero es precioso. ¿Y si ustedes dedican parte de su tiempo a fomentar la comunión en el seno de sus empresas y también en la sociedad?

Voy un poco más allá de sus respectivas empresas y les invito a reflexionar sobre el modelo económico en el que vivimos y sobre la sociedad y el mundo que querríamos edificar entre todos.

Hace falta una economía a la altura del ser humano. Nos lo recuerda San Juan Pablo II en la encíclica Centesimus Annus: “¡Ser empresario, antes de tener un significado profesional, tiene un significado humano!”

Estoy convencido de que los valores del Evangelio –plasmados en la Doctrina Social de la Iglesia– son capaces de transformar la sociedad y hacer un mundo más justo, más libre y en paz.

Desde esta perspectiva me gustaría recordar algunos puntos que el papa Francisco señaló como síntesis de su concepción de la empresa. Sitúan muy bien lo que a mi entender son los puntos de conexión entre el Reino que Jesús nos predica y el Reino que juntos hemos de construir. Un Reino que empieza aquí y ahora, en este mundo.

Veamos estos puntos:

  • Primero: La empresa debe ser un motor que desarrolle los sectores más débiles de las comunidades locales y de la sociedad civil, pensando sobre todo en los jóvenes sin trabajo. Hemos de ser capaces de ayudar al nacimiento de nuevas empresas en las que todos puedan desarrollar un trabajo participativo y colaborativo.
  • Segundo: Una economía al servicio de la persona y no la persona al servicio de la economía. Hay que establecer una profunda relación entre la economía, el bien común y la dignidad de las personas. ¡La persona debe estar en el centro de toda actividad económica, nunca el dinero! Sé que no es fácil, pero como el Papa, estoy profundamente convencido de que otro modelo económico es posible.

    Sus empresas están llamadas a promover el bien común. Una de las consecuencias de promover el bien común es no sólo el derecho al trabajo, sino a un trabajo que dignifique a la persona, que le permita llegar a ser a lo que está llamada a ser, que le faculte a crear una familia y a sostener a unos hijos. Hoy, es más que nunca necesario, asegurar un trabajo digno.

    Hemos crecido muchas veces fomentando actividades que potenciaban excesivamente la especulación financiera en lugar de promover el crecimiento real y dingo de lapersona. Nuestra organización y gestión de la sociedad, esto quiere decir economía, se ha fundado exclusivamente en la maximización del beneficio.

    Comparto la opinión del Papa de que es posible (y hasta rentable) aportar por un modelo económico que ponga en el centro a la persona y no únicamente la maximización del beneficio. Este nuevo modelo económico que hemos de edificar entre todos, no sólo es rentable sino que además nos realiza a todos mucho más. Escucho a empresarios y a directivos que reconocen que a pesar de ganar mucho dinero, se sienten vacíos. Me han enviado currículums para trabajar en Caritas, en Manos Unidas, hasta en el arzobispado, por un sueldo mucho menor, buscando una mayor realización personal.

  • Tercero: Dignificando el trabajo, dignificamos a la persona humana.

    El pasado 13 de mayo, en una alocución con ocasión de un acto organizado por la Fundación Centesimus Annus Pro-Pontifice, ante cientos de personas del mundo económico, el papa Francisco decía textualmente: “Algo que nos debe hacer pensar profundamente, algo que nos debe hacer actuar urgentemente, algo que nos obliga a buscar soluciones” es que “los niveles de desempleo para los jóvenes no sólo son un escándalo que necesita ser reconducido ante todo, y sobre todo en términos económicos, sino que también es urgente tratarlo como una enfermedad social, para que nuestros jóvenes no sigan expoliados de su esperanza ni de sus grandes recursos de energía ni de su creatividad y visión mermadas”.

    Creo que hoy, como ya he apuntado anteriormente, deberíamos plantearnos seriamente qué modelos seguir para edificar nuestra sociedad. No sólo para ofrecer un progreso económico, sino para pensar en estructuras capaces de crear trabajo estable y justo. ¡Seamos capaces de fomentar una mayor inversión en recursos humanos! No sólo desde la perspectiva de lo que debemos hacer con los hombres y las mujeres que ya trabajan en nuestras empresas, sino animando a nuestros departamentos de personal a que se preocupen por todas las personas que, con las mismas capacidades que nuestros empleados actuales, podrían resolver su vida si en nuestras organizaciones pensáramos creativamente en darles un espacio vital de trabajo. Un reparto digno con propuestas laborales que aporten dignidad a todos los que deseen tener un futuro esperanzador en el trabajo. Esto, señores y señoras, es trabajar por el Bien Común.

    Sus antepasados crearon muchas empresas, mucha actividad económica, muchos puestos de trabajo aquí en Cataluña y en concreto en Barcelona. Muchísimos de ellos tuvieron muy en cuenta la dimensión social del dinero y de las ganancias para ayudar a los más pobres, colaborando en esa empresa con instituciones como la Iglesia. Podríamos poner cientos de ejemplos, pero me quedo solamente con uno: ¿No es admirable lo que hizo la Venerable barcelonesa Dorotea Chopitea? Su vida se conformó en dos grandes ejes, desde su profundo amor a Dios expresado en el cuidado de los más pobres. Estos son los dos ejes: la formación y enseñanza de los jóvenes y la preocupación por las personas más humildes, que dieron lugar a la obra social extraordinaria y pionera en su época. Decía ella bellamente: “A la hora en que puedo trabajar por el prójimo, no me busquéis en las iglesias. Todo, hasta mi propia felicidad eterna, por el bien del prójimo”. 6

  • Cuarto: Dignificar la vida de la persona, pasa por dignificar la vida de la familia. Y en esto todos ustedes, acompañados de los políticos y de la organización e instituciones sociales, pueden aportar mucho. Se debe facilitar y animar la vida de las personas y de las familias con soluciones que permitan gestionar de forma adecuada, participativa y digna el valor generado a través de un sueldo justo, de una participación en el beneficio y de una colaboración en la gestión, para que todos se sientan parte de esta creación de la riqueza. La empresa no se debe limitar a buscar la maximización de sus beneficios a través de la distribución de dividendos a sus accionistas, sino que debe buscar fórmulas justas de reparto del valor añadido entre todos aquellos grupos de interés que la integran. No en vano el papa emérito Benedicto XVI nos lo recordaba en la Caritas in Veritate: “La gestión de la empresa no puede tener en cuenta únicamente el interés de sus propietarios, sino también el de otros sujetos que contribuyan a la vida de la empresa: trabajadores, clientes, proveedores de los diversos elementos de producción, la comunidad de referencia”.

    El reto que les lanzo, por tanto, es poner a la persona en el centro de la economía y no como un instrumento para otros fines. El beneficio de esta propuesta es enorme, en ella caben muchas alternativas, ya que descubrirán que los beneficios, esto es, la contraprestación de una determinada actividad no se mide solo en dinero. Existen muchos otros factores que empezamos a intuir, factores que tocan la realización personal. Si todos nos vamos de aquí, de esta tierra, sin un euro, no puede ser que la meta de nuestra vida sea exclusivamente el dinero. Si es así, ello está condenado al fracaso. Otra cosa es que el dinero sea un instrumento para otros fines, fines que nos humanicen.

  • Quinto: Este nuevo modelo que estamos llamados a elaborar no puede olvidarse de la creación. No se puede desligar al ser humano de la creación. No se puede promover la dignidad humana sin la defensa “de nuestra casa común”.

    No podemos taparnos los ojos ni los oídos ante el devenir de nuestro planeta. Es un ser vivo al que hemos de cuidar y proteger. El Papa Francisco no deja de poner el dedo en la llaga al alertarnos de la profunda “deuda ecológica” que estamos asumiendo (51). Evitemos, por favor, toda tentación de mirar hacia otro lado.

    Es necesario plantear estilos de vida alternativos para que las necesidades del presente no pongan en peligro la capacidad de las futuras generaciones.

    Nuestro modelo económico está basado en una economía de mercado orientada al crecimiento sin límites, pero ¿realmente podemos crecer sin límites? Sabemos que nuestro planeta tiene límites y que, por lo tanto, si no actuamos con conciencia, podemos llegar a agotarlo. Nuestro planeta es un ser vivo que tenemos que cuidar. Y, entonces, ¿por qué no reaccionamos? ¿Preferimos no mirar? ¿Preferimos engañarnos?

  • Sexto: Les invito a promover el uso social del dinero, donde nunca el capital sea más importante que las personas, sino al servicio de estas. Que las personas puedan beneficiarse de los recursos del capital, de manera que la economía sea más justa, más transparente y más distributiva... ¡Sería también una economía más honesta! Invertir tiene siempre un significado moral, además de económico.

El papa Francisco, ha manifestado en diferentes discursos dirigidos a círculos empresariales, la necesidad de promover un cierto funcionamiento de lo que él llama de “solidaridad circular”. En este sentido, el Papa recuerda con dolor que él no puede irse nunca a dormir tranquilo sabiendo que hay gente que no tiene las condiciones necesarias para una vida digna. Y nosotros, ¿dormimos tranquilos?

En definitiva, se trata de dar un nuevo giro para que la misión de las empresas tome un camino más orientado a mejorar el mundo para todos y no sólo a producir riqueza individual.

PARA ACABAR

Permítanme acabar con una pequeña historia que conté el domingo pasado en mi Carta Dominical. Es sencilla, pero nos recuerda el verdadero valor del dinero, de la persona y la importancia de tener, a nivel personal y colectivo, un corazón solidario, compasivo, atento a las necesidades de los otros. Hoy le pido a Dios que nos regale un corazón que se conmueva ante el que tenemos delante, especialmente ante el más necesitado.

La historia que traigo para nuestra reflexión sucedió en la India y la narra un padre jesuita, Pierre Ceyrac, misionero durante sesenta años.

La protagonista es una niña de ocho años que estaba convencida de que el amor puede hacer maravillas. Su hermano pequeño estaba muriéndose a causa de un tumor en la cabeza. Sus padres, muy pobres, habían hecho todo lo posible por salvarlo, pero no sabían ya qué hacer. Se habían gastado su pequeña fortuna en curarlo, pero no había sido posible. Una noche el padre dice a su esposa: "Querida, creo que hemos llegado al final. Sólo un milagro puede salvar a nuestro pequeño".

La hermanita del enfermo escuchaba desde un rincón lo que decía su padre. Se retira, va a su habitación, rompe la hucha que tenía y cogiendo el dinero marcha corriendo a la farmacia más próxima. Se pone de puntillas y pone todas las monedas encima del mostrador. La farmacéutica le pregunta:

-¿Qué es eso? ¿Qué quieres?

-Es para mi hermanito Andrés. Está muy malito y vengo a comprar un milagro.

-Pero, ¿qué dices?, le responde la farmacéutica.

-Mi hermano se llama Andrés y tiene un bulto en la cabeza, mi papá ha dicho que solo puede salvarle un milagro. Yo le quiero mucho y por eso vengo a comprar el milagro para que pueda curarse.

La farmacéutica le respondió con delicadeza, pero con mucha tristeza: Mira, aquí no vendemos milagros, no los tenemos.

-Perdone, si es que no tengo bastante dinero trataré de recoger un poco más. ¿Cuánto cuesta un milagro?

Escuchaba esta conversación entre la niña y la farmacéutica un señor mayor y bien vestido. Se acercó a la niña que estaba recogiendo, entre lágrimas, las monedas que había depositado en el mostrador de la farmacia y le dijo: ¿Por qué lloras? ¿Qué te pasa?

-Señor, la farmacéutica no quiere venderme un milagro y no quiere decirme cuánto cuesta... Es para mi hermano Andrés, que está muy enfermo. Mamá dice que haría falta operarle, pero es muy cara la operación y no tenemos dinero, por eso hace falta un milagro para salvarle. Yo he traído todo lo que tengo.

-¿Cuánto tienes?

-Un dólar y once céntimos..., pero, sabe usted, puedo conseguir algo más de dinero.

El señor sonrió y dijo: Bien. Creo que ese es exactamente el precio de un milagro.

Tomó el dinero en su mano y con la otra cogió la mano de la niña y le pidió que le acompañase a su casa y él vería si podría encontrar el milagro que trataba de comprar esa niña.

El señor que entró en casa de la niña era nada más ni nada menos que el médico Dr. Carlton Armstrong, gran especialista en neurocirugía. Operó al chaval y semanas después volvía a su casa sano y salvo. La madre decía: "Esta operación ha sido un verdadero milagro y me pregunto cuánto ha podido costar". La niña sonreía sin decir nada. Ella sabía que había costado un dólar y once céntimos. Pero lo que realmente costó fue el amor y la fe de una niña.

Quizás vendría bien recordar ahora las bellas palabras de Jesús en el Evangelio: " Os aseguro que todo lo que hicisteis por uno de estos hermanos míos más humildes, por mí mismo lo hicisteis". Ojalá que el Señor nos conceda una gran fe y confianza en Él, Padre de todos, que quiere lo mejor para sus hijos. ¡Que Dios os bendiga a todos!

Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús

3 de junio de 2016
Templo del Tibidabo,

El viernes 3 de junio se celebró la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús. Es esta la gran fiesta con la que la Iglesia ha reconocido la grandeza y fecundidad de esta devoción para la vida cristiana.

Empezó a las 7 de la tarde. Estaba anunciada la presidencia del Sr. Cardenal Lluís Martínez Sistach, pero debiendo regresar de unas jornadas mariológicas desde Tenerife, su avión experimentó un retraso tal que tuvo que pedir excusa por teléfono y anunciar su renuncia. Le sustituyó presidiendo la Eucaristía el Rector del Templo P. Nicolás Echave.

El público llenaba el Templo. Con actitud piadosa y concentrada, siguió la ceremonia que culminó, como otras veces, con la bendición a la ciudad con el Santísimo Sacramento desde la terraza.

Dándose la circunstancia de que al día siguiente, día 4, se cumplían los doscientos años del nacimiento de Doña Dorotea de Chopitea, la que quiso dejar constancia de la presencia salesiana en la cima con la erección de la
primera capilla dedicada al Sagrado Corazón, se repartió un folleto con un resumen de la vida de tan insigne dama que ha alcanzado ya el título de Venerable. Todos fueron también obsequiados con una postal magníficamente impresa del Corazón de Jesús.

Como en otras ocasiones, se invitó a un refresco a los numerosos asistentes en una de las salas del Templo.

HOMILIA EN LA MISA DEL 21.04.16

EN EL BICENTENARIO DEL NACIMIENTO DE DOÑA DOROTEA DE CHOPITEA
Y 125 ANIVERSARIO DE SU MUERTE
pronunciada por el Padre Cristóbal López
Padre Inspector salesiano

SANTUARIO DE MARÍA AUXILIADORA DE SARRIÁ-BARCELONA

Nos reúne hoy aquí nuestra fe cristiana, nuestra vocación de eternidad y el convencimiento de que, más allá de la muerte, nuestra vida no sólo continúa, sino que llega a su plenitud y a su auténtica identidad y razón de ser.

Por eso no olvidamos a quienes nos han precedido en este mundo y se nos han adelantado en el salto hacia la eternidad. Hoy la razón próxima de esta celebración es hacer memoria, junto a la de Jesucristo Resucitado, de una mujer venerable, es decir, digna de veneración, ya que así ha sido oficialmente proclamada por la Iglesia.

Sabéis que me estoy refiriendo a Doña Dorotea de Chopitea, viuda de Serra, de cuyo nacimiento el próximo 4 de junio se cumplirán los 200 años. Hace 17 días, el 3 de abril, se cumplieron los 125 años de su fallecimiento. Vivió, pues, 74 años, casi 75. Este año celebramos pues, –y lo queremos hacer en esta Eucaristía-, el bicentenario de su nacimiento y el 125 aniversario de su muerte.

ESPOSA, MADRE Y VIUDA CONSAGRADA A DIOS: UN HOMENAJE A LA FAMILIA

De sus 74 años de vida, Dorotea pasó sólo 16 como niña y joven soltera, pues a esa edad contrajo matrimonio. En su juventud vivió su vida cristiana al amparo de la Iglesia de Santa María del Mar, que fue como su parroquia, y cuyos sacerdotes responsables le dirigieron espiritualmente.

Fue fiel y amorosa esposa durante 50 años que duró su matrimonio. Tuvo seis hijas, que educó cristianamente no sólo con las palabras, sino sobre todo con el ejemplo.

Finalmente, fue viuda durante 9 años, en los que se consagró, en cuerpo y alma, al bien de los demás, entregando su salud, sus bienes y todo su ser a los pobres y necesitados. En esta última etapa de su vida solicitó, ya en su ancianidad, pertenecer a la Congregación de las Hijas de la Caridad, sin abandonar su domicilio y su condición social, condiciones que el Superior de la Congregación aprobó en consideración a sus méritos excepcionales.

Podemos decir, pues, que Dorotea fue joven soltera, esposa y madre, viuda y consagrada. Todo ello vivido desde una inequívoca identidad cristiana. Por eso puede ser, y es, modelo de vida evangélica para todos, y muy particularmente a cada uno de nosotros en cuanto miembros de una familia, hijos, padres, madres, esposos y esposas. En estos tiempos en que la familia pasa por dificultades extremas, Dorotea y su familia son un modelo para toda familia cristiana, que debe ser una iglesia doméstica, una comunidad de vida y amor.

PRECURSORA Y ANTICIPADORA DE LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA

El rasgo visible más notorio de la personalidad cristiana de Dorotea es su compromiso social, su creatividad y capacidad de emprender iniciativas de solidaridad, su caridad operante y concreta.

Hizo mucho por sí misma, e hizo hacer mucho más a otros. Se implicó e implicó a otros en la búsqueda de soluciones para los numerosos y graves problemas sociales de la época.

Entendió, antes de que lo definieran los Papas en sus encíclicas sociales, que sobre la propiedad privada pesa una hipoteca social, por lo que se industrió para que gran parte de los bienes generados por el trabajo de su esposo y los negocios familiares.

Para testimoniarlo están las numerosas obras por ella iniciadas o patrocinadas y hasta hoy día en funcionamiento, como esta obra salesiana en la que estamos.

SALESIANA COOPERADORA

Los restos de Doña Dorotea descansan en esta iglesia salesiana, parroquia y santuario de María Auxiliadora. ¿Por qué motivo? Porque los salesianos, especialmente los de Barcelona, hemos sabido y sentido siempre que Dorotea fue nuestra madre.

En efecto, fue ella la que contactó a Don Bosco para que éste enviara a Barcelona, a Sarriá más concretamente, en 1884, a sus hijos salesianos y fundaran una casa de acogida para niños y adolescentes huérfanos. Fue ella la que propició la venida de Don Bosco a la Ciudad Condal en 1886; ella le esperó en la estación, le condujo a su domicilio antes de que llegase a Sarriá, le hizo los contactos con todas las personalidades de aquella época, le acompañó durante todo el mes (la encontramos fotografiada, discretamente, casi perdida en medio del grupo, en la famosa foto de Don Bosco en la finca de Don Luis Martí-Codolar, en Horta, el 3 de mayo de 1886). Dorotea costeó las primeras construcciones y el mantenimiento de los Talleres Salesianos, hoy Escuela Universitaria y Escuela Profesional de alto nivel. Pagó la adquisición de la Torre Gironella, comprada por indicación de Don Bosco para que allí se instalasen las Hijas de María Auxiliadora, quienes, en homenaje a Doña Dorotea, instituyeron allí el Colegio Santa Dorotea. A ella se debe también la fundación del Colegio San José de la calle Rocafort, en esta ciudad de Barcelona…

¿Cómo no nos íbamos a sentir los salesianos sus hijos adoptivos, y cómo no la íbamos a adoptar nosotros como madre? Somos los hijos de su viudez, puesto que la obra salesiana en Barcelona se instaló y creció en su última década de vida. Por eso, a su fallecimiento, la quisimos tener con nosotros y, en cierta manera, nos apropiamos de ella, aunque su familia y decenas de instituciones religiosas y congregaciones hubieran tenido seguramente el mismo derecho a hacerlo que nosotros.

Don Bosco la consideró, y nosotros con él, una verdadera salesiana cooperadora, es decir, una salesiana en el mundo, miembro de la asociación de Cooperadores Salesianos que Don Bosco fundó para asociar a su obra a miles y miles de seglares que compartían su espíritu y su vocación de servicio a los jóvenes.

Teniendo en cuenta todo esto, a nadie le extrañará que sus restos reposen en esta iglesia de los hijos de Don Bosco, santuario de María Auxiliadora, y que sea la Congregación Salesiana quien se ha hecho cargo de promover y acompañar su causa de beatificación.

CAMINO A LA SANTIDAD

¿Qué significa que Dorotea haya sido proclamada oficialmente “Venerable”? Significa que la Iglesia ha estudiado minuciosa y atentamente su vida y su obra, que ha interrogado cuidadosamente y recogido fielmente los testimonios de muchos de los que la conocieron directa o indirectamente, y que, como fruto de todo ello, ha llegado a la conclusión de que ella vivió las virtudes cristianas de la fe, la esperanza y la caridad en grado de excelencia. En otras palabras, que fue una cristiana auténtica, que encarnó el Evangelio en su vida y que, por ello, es digna de veneración, ejemplo para todos nosotros. Se proclama la “heroicidad de las virtudes”; Dorotea vivió la vida cristiana con calidad de héroe.

¿Y qué pasos se esperan ahora? Después de haber sido sierva de Dios y ahora venerable, esperamos su beatificación, es decir, la proclamación solemne y oficial de que Dorotea goza ya de la bienaventuranza eterna, de la presencia y compañía de Dios, del cielo. Para ello es necesario que Dios ponga la firma al decreto de la Iglesia a través de un milagro obtenido por la intercesión de Dorotea. Sólo eso, nada más… y nada menos. Y con otro milagro, sería canonizada, es decir, inscrita en el canon, en la lista de los santos de la Iglesia.

El salesiano procurador de la causa de beatificación de Dorotea le decía a D. Ramón Alberdi, su biógrafo mas moderno: “Ramon, tú no sabes las ganas que tiene la curia romana de beatificar a Dorotea para presentar ante todo el mundo a una mujer como ella, esposa, madre de familia, que dedicó sus bienes para la causa del Reino de Dios y de los pobres”

Es necesario, pues, que, en nuestra oración, pidamos a Dios que actúe por intercesión de Doña Dorotea, especialmente cuando nos encontremos en situaciones de gravedad que requieran de la acción divina, y que hagamos públicas las gracias y favores que, a través de ella, obtenemos de Dios.

Y es necesario también que difundamos su vida, su personalidad, su figura, su obra. Que sea conocida y tomada en consideración, invocada, venerada y, sobre todo, imitada.

PARA CONCLUIR

Quisiera concluir con un hecho significativo de la vida de Doña Dorotea, el que más me ha impresionado desde siempre. No garantizo la exactitud de los detalles, pero creo que el hecho es real.

Estando Don Bosco en Barcelona en el mes de abril de 1886, y paseando con sus salesianos hasta el límite de la propiedad de Can Prats (Sarriá), vio la finca colindante (llamada Torre Gironella) y le dijo a Don Branda, director de Sarriá: “Don Branda, tienes que comprar esa casa, porque tenemos que traer a las Hijas de María Auxiliadora y esa será su casa”.

Don Branda, que pasaba apuros para dar de comer cada día a los huérfanos acogidos, consideró la indicación de Don Bosco como una locura, fruto de la vejez de Don Bosco… Así que no hizo caso. Para su sorpresa, quince días después del regreso de Don Bosco a Turín, recibió una carta de Don Rúa diciendo: “Dice Don Bosco si ya hiciste el encargo que te hizo durante su estancia en Barcelona, referente a la compra de la casa para las hermanas”.

Don Branda no tuvo más remedio que tomar la cosa en serio. Acudió al Sr. Gironella, dueño de la torre-chalet, proponiéndole comprar la casa, indagando por el precio. El Sr. Gironella le respondió: “Padre, por respeto a su dignidad de sacerdote no le envío a cajas destempladas… ¿Cómo se atreve a hacerme siquiera esta propuesta? Esta casa es mi casa, la de mis padres, de mis abuelos, bisabuelos y tatarabuelos… ¿Cómo la voy a vender?”

D. Branda se excusó y respiró aliviado; ahora podría decir a Don Bosco que la casa no estaba en venta y asunto concluido. Pero… sucedió que a la semana murió el Sr. Gironella. Su viuda tomó aversión a la casa porque le recordaba a su marido… y la puso en venta. Don Branda se informó del precido: 70.000 pesetas, una cantidad inalcanzable… Se encontró con Doña Dorotea y le contó la situación; mientras escuchaba los detalles, Doña Dorotea empezó a llorar. Don Branda, que lo advirtió, le dice: “Doña Dorotea, no se lo tome así; yo no vengo a pedirle el dinero ni a molestarla; sólo le cuento las cosas por confianza…”

-No lloro por eso, dice Doña Dorotea; sucede que hace un tiempo dividí todos mis bienes entre mis hijas… y me guardé para mí, como una reserva prudencial, 70.000 pesetas. Ahora comprendo que el Señor quiere que muera pobre, sin nada. Puede usted contar con esa cantidad.

La Torre Gironella fue adquirida, llegaron a ella las Hijas de María Auxiliadora y la constituyeron en su primera casa en España, después Casa Provincial y Colegio Santa Dorotea, en homenaje a la que también fue su bienhechora y madre.

Una cristiana seglar, de clase acomodada y burguesa, comprometida evangélicamente en favor de los pobres, bienhechora de muchas congregaciones, iniciadora de numerosas obras educativas, sanitarias y sociales, esposa, madre de familia, viuda consagrada… que, finalmente, muere pobre porque descubrió y siguió al que es nuestra riqueza: Cristo el Señor.

Que nos sirva no sólo de auxilio y ayuda desde el cielo, sino también como modelo a imitar en esta tierra.